¿Tienes huevos?


Me encanta este dibujo de David Vela porque además de molar un huevo, tiene mucho que ver con una idea que a mí me gusta recordar tanto en el día a día como en el arte en cualquiera de sus disciplinas:  Aceptar que las cabezas son distintas y que cada uno de nosotros interpreta todo a su manera particular.

 Tengo más que comprobado que cuando uno se respeta a sí mismo y a su visión de las cosas, acaba desarrollando y sacando a relucir todo su talento y su satisfacción personal. Liberarse de patrones predeterminados puede ser un camino lleno de contratiempos, pero quizá a la larga sea el único que te haga sentirte realizado.

Ya es historia del arte que Dalí y Picasso le echaron huevos y se salieron con la suya. ¿Y tú? ¿Estás preparado para creer en algo que para ti es maravilloso pero otras personas no van a entender ni a compartir?